Con la llegada del verano suben los robos

Rate this post

Nos vamos de vacaciones, todos sabemos lo que significa eso, atascos en las carreteras, calor a raudales, gente por todos lados, comidas copiosas, malas digestiones, tardes de siestas interminables, y así un montón de cosas buenas y no tan buenas que nos podemos encontrar estas vacaciones. Los comerciantes de las zonas costeras y mas turísticas se frotan las manos porque según dicen este año vamos a batir el record de turismo, a mas turistas más dinero, a más dinero mas remonte en la encomia del país, a mas turistas más puestos de trabajo, más dinero para las familias españolas, no se le ven desventajas.

Los comerciantes lejos de asustarse por la avalancha de personas que se esperan para las próximas fechas hacen hueco en sus estantes para que no falte de nada, llenan las despensas de productos y enfrían las bebidas. Todos se están preparando para un verano sin precedentes.

Ahora bien también se están preparando para los hurtos, los pequeños robos y los engaños, los famosos sin pa. Para evitar se victimas de engaños con el dinero, todos están buscando por internet detector de billestes falsos precio porque toda precaución es poca cuando se trata de evitar que el listo de turno se vaya con los productos y con el dinero. No faltaba más, pasarse jornadas interminables detrás de un mostrador o poniendo cafés, refrescos y helados como un loco para que una persona venga y te pague con un billete falso, una práctica muy puesta de moda entre ciudadanos de países del este, que parce ser que no encuentran nada más lúdico que hacer y se dedican a estafar engañar y robar a trabajadores y pequeños empresarios.

Po eso es aconsejable que todo el mundo, por pequeño que sea el negocio tenga un detector de billetes al lado de la caja, es posible que solo con este pequeño detalle se evite malos tragos y enfados por culpa de un billete de dudosa procedencia. Además si te cuelan uno de esos billetes, debes de llevarlo al banco, lo cual implica que has perdido el valor del mismo, y si es de cinco o de diez euros pues bueno, te sienta mal pero el disgusto es menor, ahora bien si el billete es de veinte o de cincuenta euros, te aseguro que ese día no vas a comer por el disgusto, las pocas ganancias del día tiradas por el desagüe.