Pérdidas desafortunadas

Rate this post

Una de las épocas más lamentables en la vida del ser humano es enfrentarse a la realidad de tener que tener que lidiar con la pérdida de un familiar, una ley de vida que aunque conscientes, siempre será difícil de asimilar, adicionalmente acarreado por los problemas que ocasionan los seguros de vida.

Aunque si bien es cierto que es un hecho inevitable, no deja de encabezar la lista de eventos desafortunados que debe enfrentar cualquier persona que haya tenido un familiar fallecido con un seguro de vida. Estos suelen ser problemáticos e injustos la hora de tener que pagar una indemnización.

A pesar del mal momento y el dolor que se puede sentir, es un derecho y una obligación luchar con los seguros de vida después de que el pariente haya fallecido, aunque esto implique llegar a puntos más extremos como reclamaciones formales.

Hacer cumplir tus derechos

Cobrar los seguros de vida y de incapacidad que el familiar tenía en contrato es el derecho de sus familiares, esta puede ser una tarea un tanto complicada de no conocer la manera correcta de llevar a cabo la misma.

La máxima indemnización dependerá solo de un procedimiento bien elaborado, ganando la dura batalla contra los seguros de vidas y las obstrucciones que pueden poner para evitar perder el mínimo centavo.

Que un seguro de vida tenga en sus manos una lista de “razones” por las que no puedan entregar una indemnización no es nada nuevo ni que cause sensación en cualquier país, ya que de por sí, ellos suelen tener beneficios con este tipo de procedimientos.

Pero el conocimiento es poder; y al hacer valer tus derechos es un factor esencial al momento de hacer reclamos a los seguros de vida.

Según las cláusulas, al presentar los certificados requeridos es lo único que necesita el asegurado o los familiares (en caso de que ya no se encuentre con vida), el seguro deberá responder inmediatamente. Por mala suerte para aquellos que deban enfrentar el proceso, no es tan sencillo.

Las dos maneras más comunes en las que se desenvuelve este procedimiento pueden ser: una póliza cobrada con un valor mucho más bajo del estimado o que simplemente no quieran pagar absolutamente nada.

En cualquiera de los dos casos, no parecen dar soluciones en las que el cliente se sienta totalmente satisfecho. Por ende, sabe que ha llegado la hora de reclamar el cobro de la totalidad que le corresponde.

Si tienes dudas puedes contactar con los mejores profesionales en este materia que son los Toro Pujol Abogados