Sacarse el carnet de conducir

Rate this post

Acabo de oír en la radio que la dirección general de tráfico está pensando seriamente que los postulantes a obtener el carnet de conducir den unas clases mínimas antes de poder examinarse para dicha obtención. Se basan en que más del treinta por ciento de las personas examinadas suspende en el primer intento, por lo que cae por su propio peso que no estamos preparados para conducir nuestro propio vehículo.

La primera vez que yo fui a la auto escuela me resulto muy divertido, para nada parecía una clase de nada, los alumnos hablaba cada vez que les apetecía y no precisamente para realizar alguna pregunta, simplemente hacían bromas y contaban chistes, a mí personalmente no me parecía lo más adecuado ya que íbamos allí a aprender, y además nos estaba costando una pasta estar allí. Cuando llevaba una semana asistiendo a clase me di cuenta que esa era la dinámica del estudio, el profesor era el primero en echar chascarrillos y contar anécdotas divertidas que hacían estallar las carcajadas en el aula.

Recuerdo perfectamente el día que sacó una pizarra magnetica en la que por medio de imanes con forma de coches de colores nos explicó cómo se tenía que introducir un vehículo en una rotonda y la verdad es que resultó una clase muy amena y entretenida y todos salimos de allí controlando las glorietas. Se pueden utilizar mil maneras de enseñar para que todos lo aprendamos y la verdad es que hay técnicas que siempre funcionan.

En cuanto a lo que dice la Dirección General de Tráfico, pues a mi entender tienen razón, en las autoescuelas no aprendemos a conducir, aprendemos a aprobar el examen, a conducir tendremos que aprender a base d kilómetros y de rodar por las calles de las ciudades. En la autoescuela nos enseñan los conceptos básicos, a saber cómo colocar el coche para efectuar un aparcamiento y a mantener las distancias de seguridad, el resto es cosa nuestra, debemos practicar todo lo que podamos antes de salir a conducir de manera oficial, es un tema muy serio y debemos de tratarlo como tal, no hay que precipitarse ya que lo que ponemos en juego son las vidas de los demás conductores, los peatones y todo lo que se nos ponga por delante. Mucha prudencia y mucha cabeza al volante, saberse las normas no es saber conducir, la practica te hará conducir bien.