Una mala jugada del destino

Rate this post

Cuando provienes de una familia humilde, vives por y para trabajar, salir adelante cuando tienes cuatro hermanos menores y un padre incapacitado para trabajar es una responsabilidad muy grande, por eso hago todo lo que puedo para sacar a la familia adelante. Tengo dos trabajos y otro los fines de semana lavando platos y vasos en un restaurante, mi madre trabaja también más que puede y así a duras penas comemos todos os días.

Entre trabajo y trabajo, estoy terminando mis estudios para poder terminar de formarme ya que creo que esto es algo temporal que las cosas mejoraran en algún momento. En cuanto mi padre se recupere de su dolencia podrá volver a su puesto de trabajo y se acabarán los problemas económicos.

Mi novio desde hace cuatro años me ayuda en todo lo que puede, siempre está trayendo cosas a casa para todos, en lugar de invitarme a cenar, trae comida para todos y cenamos en casa viendo una película, la verdad es que ya es parte de la familia, no por el tiempo que llevamos juntos que ya es mucho, es por afinidad, por cómo se ha acoplado a la familia sin ningún problema y por cuanto lo queremos todos.

Hace unos dos meses cometimos el error de dejarnos llevar y no utilizamos ningún método anticonceptivo, habitualmente utilizo los aros vaginales pero estaba en la semana de descanso y teníamos que utilizar un preservativo, nos emocionamos y no lo hicimos así que lamentaciones a la carta. No me quedó otra que acudirá a buscar la pildoradeldiadespues.es en este preciso instante no podíamos permitirnos tener un hijo, la verdad es que en otra ocasión y en otras circunstancias estaríamos locos de contentos pero no era el momento apropiado. Los dos estamos totalmente en contra del aborto por lo que teníamos nuestras dudas sobre esta pastilla, cuando nos informamos bien y descubrimos que no es una pastilla abortiva si no preventiva se nos quitaron las dudas y vimos que había sido la mejor opción.

El destino estuvo a punto de jugarnos una mala pasada, porque nos hubiera cambiado la vida radicalmente y no estábamos preparados para una responsabilidad tan grande de momento, bastante tenemos con cuidar de la familia y evitar que falte nada. La verdad es que me gustaría ser madre algún día, espero que no sea muy tarde porque me encantaría formar una familia con este hombre que tanto me quiere.